MEl Monocromo

Latest Project

Rin Rin

Design for the bar based in the Chapinero neighborhood in Bogota, inside the building where the artist and illustrator Sergio Trujillo Magnenat (1911–1999) used to live with his family.+ read more

Latest Entry

Dos mil catorce

El top 10 del 2014 según Juan Pablo.+ read more

Latest Obsession

Bluetooth stereo speakers

The newest addition to the studio, two speakers that pair via bluetooth. Amazing.+ read more

Latest from twitter

aurelio_1

Contaminación visual

26/10/11 by Juan Pablo Mejía

This post was written in spanish. Decidí escribir esta entrada en español por antojo aún cuando estoy tratando de escribir en inglés. Desde hace unas semanas se ven por Bogotá carteles del candidato del Polo Democrático Alternativo pegados por todas partes.

¿Quién es Aurelio? es el nombre de un proyecto en el que llevamos trabajando varias semanas. Un proyecto de diseño pensado para el candidato de un partido político desprestigiado, El Polo, con la intención de buscar recuperar, a través de un candidato, la postura crítica del partido de la izquierda colombiana. Yo no sé a qué partido político pertenezco, o con cuál me siento identificado. Claramente no soy conservador, ni seguidor de ninguna mitológica religión. Tampoco soy uribista, ni fui uribista cuando estaba de moda serlo. Diseñar la imagen de un candidato como Aurelio Suárez nos pareció desafiante, y muy interesante.


Una persona cercana a nosotros nos declaró parte de la contaminación visual de la ciudad. Unos carteles, de fondo amarillo y con unas cabezas (re)conocidas hacen parte ahora de la contaminación visual de Bogotá. Desde ese día me vengo preguntando ¿Qué es esto llamado contaminación visual? Inmediatamente se vinieron a mi cabeza las esculturas del artista Guillermo Vallejo, regadas por la ciudad de Manizales, patrocinadas por el (saliente) alcalde Juan Manuel Llano. Dentro de mi juicio (y prejuicios), esas bestias del alcalde son contaminación visual. Pero entonces vuelvo y me pregunto, ¿por qué? ¿simplemente porque me parecen feas? ¿Porque me molesta ver cómo la ciudad donde nací elige unos pésimos gobernantes que salen con estas genialidades? (si, el Alcalde Llano y el Gobernador Aristizabal, entre otros) ¿porque siento que no cumplen ninguna función? ¿función y/o estética? Prejuicios.

blog_8_contaminacion-visual

Volviendo a un tema que ha sido recurrente en entradas anteriores, lo obvio: estamos influenciados por el contexto cultural al que pertenecemos. Vivimos en un país que se indigna por moda, y que ignora por convicción. Una cultura que busca inventarse y creer mentiras para aceptar (y olvidar) la realidad. Dentro de este contexto culturar tenemos unos parámetros específicos acerca de lo que consideramos bonito, o feo. Desde que el calentamiento global es un tema de moda, la retórica ambientalista invadió varias esferas. De ahí a que haya (noción, ya existía, claramente) contaminación de varios tipos, entre ellos visual, o sonora. Nos metemos la mentira al creer que “le estamos ayudando a la madre tierra” al separar lo orgánico de lo inórganico en la cocina. Nadie siente que contamina cuando se ensaña a pitarle al carro del frente para que se mueva cuando se es imposible moverse, o cuando lanza de manera despectiva la colilla del cigarrillo a la calle. No, porque somos buenos para meternos mentiras.

¿Qué es entonces la contaminación visual? ¿Es lo que atenta, dentro del contexto específico, contra nuestra idealización de belleza, orden y limpieza? Sigo sin poder responder la pregunta.

Aurelio respondía en un debate por qué la gente no cuestionaba la cantidad de carteles de diferentes eventos que pegaban constantemente en las paredes y postes de Bogotá, cuando los carteles de su campaña han compartido espacios similares a estos. Son contextos diferentes, son carteles diferentes, todos al parecer no siguen ninguna norma, y esta entrada no pretende justificar cada cartel pegado en la ciudad. Pero eran los carteles de Aurelio, el del Polo Democrático Alternativo. Inmediatamente nos envalentonamos para lanzar un juicio.

Estamos rodeados de imágenes, estamos rodeados de sonidos, estamos rodeados de contenido. Pretender escoger este contenido a partir de nuestros gustos particulares o nuestro contexto cultural es imposible. Es de hecho esta diferencia la que produce en nosotros la capacidad de remezclar, de editar, de sorprender, de querer, de odiar, de pensar. Remezclar, quizá la función más importante del diseñador, hoy. Somos editores de nuestra propia realidad, y es a partir de ésta que producimos nuestro contenido, aquel capaz de establecer espacios de equilibrio, dentro de las diferentes nociones de realidad. Es importante entender cuál es el papel que cumplimos, y es importante “afinar el ojo crítico” frente a una sociedad y una cultura a la que le falta orden, criterio y sentido, pero no nos metamos (tantas) mentiras al señalar y asumir posturas, porque no son más que eso, mentiras.

NOTA: Las bestias del alcalde Llano ya las quitaron, para fortuna de los manizaleños, y de los turistas. Su alcaldía termina también, para fortuna de todos.

La foto de una de las bestias del alcalde Llano es de Mateo Cardona